​Malentendido de Ansiedad Social

​Tienes un miedo intenso a las situaciones sociales, como hablar en público o estar en reuniones. Evitas habitualmente este tipo de situaciones porque temes hacer el ridículo, ser rechazado o que se rían de ti. Si no puedes evitarlo, porque estás en el trabajo o comprando, lo pasas mal.

Te cuesta hablar con personas que no conoces, ir a una cita o a una fiesta, que te observen, hablar en público, levantarte para ir al baño (y que todos te miren), opinar en una reunión de trabajo, etc.

Crees que no se te da bien estar con gente, por lo que no te sientes a gusto. Te gustaría ser más seguro socialmente, porque en realidad sí te hacen bien los demás y te gustaría disfrutar con ellos.

No te gusta ser el centro de atención, por temor a decir algo estúpido o inadecuado. Te preocupa lo que piensen de ti. Es fácil que te pongas nervioso, incluso rojo. Puede que te tiemblen las manos, o la voz cuando tienes que hablar.

Piensas bien antes de decir algo, a veces  le das tantas vueltas que ni lo dices. Cuando sabes que te va a tocar hablar, te va el corazón a mil y casi no puedes pensar. Te criticas y temes que te juzguen. Tienes demasiada autoconciencia, es decir, te fijas mucho en lo que estás pensando y sintiendo, en lo que debes hacer y decir y en lo que no. Estás pendiente de todo, de cada palabra y movimiento, te das cuenta de los pequeños detalles. Con frecuencia te dices cosas negativas por dentro, y eso te hace sentir con más inseguridad. Puedes llegar a tener miedo a vomitar o hacerte pis en situaciones con más gente. La ansiedad te hace anticipar ese tipo de pérdida de control. Puedes llegar a tener un ataque de pánico, en ese tipo de escenario. Temes que los demás te vean como una persona ansiosa, débil, torpe o loca.

Todos estos miedos e inseguridades hacen que te aísles cada vez más. Prefieres evitar las situaciones sociales, aunque luego te sientas mal por no haber ido. Si no tienes más remedio que estar en esas situaciones, lo haces con muchísimo malestar. Las horas anteriores las vives con una ansiedad intensa.


Sentir emociones tan intensas no significa que estés enfermo ni roto. Que nadie te haga creer eso, por favor. 

Los diagnósticos que acabas de leer no son "etiquetas" que te definan como persona.

​Son un ​PUNTO DE PARTIDA, nada más.

Te animo a que encuentres un experto cualificado que te inspire confianza y transmita profesionalidad. No estás destinado a vivir con problemas de ansiedad. Con el entrenamiento, apoyo y comprensiones adecuadas, puedes​ llevar una vida normal.

Si quieres conocer nuestro sistema paso a paso para disolver el "Malentendido ​de ​Ansiedad Social", puedes pulsar el siguiente botón azul: