El Gran Malentendido del TOC

Rocío Lacasa, Psicóloga Clínica

Después de 15 años ayudando a cientos de personas a transformar la ansiedad en confianza, he llegado a una conclusión rotunda:

Las obsesiones y compulsiones NO son una "enfermedad"

El problema es el siguiente: 

Cuando la persona convive diariamente con...

  • Sensaciones desbordantes de miedo, culpa, vergüenza y descontrol.
  • Ideas invasivas casi constantes que les resultan repulsivas, aterradoras o demenciales
  • Y comportamientos controladores que son como adicciones...

... entonces termina sintiendo que hay algo "roto" o "defectuoso" en su cerebro.

En ese momento uno pasa a encontrarse...

atrapado en BUCLES limitantes

Bucles de pensamientos y sensaciones que parecen tener vida propia

Al confundir su origen y significado, les tiene cada vez más y más miedo. Hasta que termina paralizada y rendida, creyendo que está "enferma" o “trastornada”.

Podríamos hablar de las hipótesis de la química o la neuroanatomía cerebral. Y digo hipótesis porque son teorías no comprobadas y no concluyentes. Ningún investigador ha encontrado una prueba fehaciente de que exista una etiología definida en el origen del TOC. Por lo tanto, no se puede hablar de enfermedad.

Lo que quiero que tengas claro es que si hubiera algún funcionamiento anormal en el cerebro, se puede revertir a través de las técnicas psicológicas adecuadas. La evidencia actual respalda que hay cambios en los patrones de activación cerebral de la persona cuando practica técnicas psicológicas efectivas.

Está demostrado que el humano tiene una plasticidad cerebral impresionante. Esto significa que nuestro cerebro se puede re-moldear a través de ciertas técnicas cuerpo-mente.

Por eso te animo a que sueltes los conceptos de enfermedad y trastorno crónico, que pueden mantener a uno buscando desesperadamente donde no va a encontrar nada más que confusión y parálisis.

Pocas personas llegan a descubrir la realidad:

Las obsesiones y compulsiones son...

Un Malentendido del Sistema Cuerpo<>Mente

Los malentendidos no se "tratan" ni se "curan"...

Los malentendidos se VEN y se COMPRENDEN.

Dejar de experimentar los síntomas del TOC no sucede cuando la química cerebral es ajustada, sino cuando se comprende de qué están hechas esas experiencias de miedo y cómo transformar la relación con ellas.

Antes de empezar a explorar los trucos ocultos del TOC, dime si te identificas con esta historia:

Aparecen ideas que generan una ansiedad desbordante. Uno empieza a dudar de si será capaz de matar, de contagiar una enfermedad mortal, de cometer un error imperdonable, de sentir cosas despreciables, etc. 

¿Cómo no angustiarse ante la idea de que suceda

Le aterra perder el control de sus impulsos, enloquecer, enfermar, o que suceda algo terrible por su culpa. Imagina todo el sufrimiento que generaría. Quiere evitarlo a toda costa. 

Su cabeza no para, tratando de controlar... de medir... de asegurar... de comprobar... dando vueltas al futuro y al pasado, sin poder rendir con eficiencia en el ahora.

El esfuerzo mental que hace para dejar de pensar le martiriza.

Hay un choque interno entre "pensar" y "no pensar". 

Cuando se obsesiona con algo, llega un momento en que no sabe distinguir lo real de lo imaginado.

Desconfía de sus propios sentidos, de su memoria y de su propio jucio

No está seguro de nada. Pregunta a otros, investiga, se mantiene durante horas perdido en el pensar, buscando certezas que no encuentra.

En ese estado, uno se siente impulsado a buscar una manera de tranquilizarse, de salir de ese laberinto mental. Intenta aliviar la angustia, e inventa una serie de rituales que le saquen de ahí. Esos rituales (comportamientos, razonamientos, comprobaciones…) le absorben.

Le distraen del trabajo, de conversaciones, de sus hobbies o rutinas diarias. 

Entra en una especie de trance en el que todo parece muy real. Lo demás se queda en segundo plano. No puede desviar de ahí su atención.

Lo siente como un...

"agujero negro" que le engulle en su dimensión paralela 

Puede empezar como algo leve pero parece ir agarrando más terreno. Cuando la persona está en un estado calmado, reconoce que las ideas son irracionales, desproporcionadas, incluso absurdas. Pero por momentos parecen convertirse en algo demasiado poderoso

Lo intenta gestionar con sentido común y perspectiva, pero a veces siente que "ya no hay vuelta atrás" y todo se descontrola en su interior. Pierde la noción del tiempo y de la objetividad. Se deja llevar por el mecanismo mental que parece dominar su experiencia. 



Siente que el TOC se ha "instalado" en su sistema cuerpo<>mente.

Y desinstalarlo parece misión imposible.

Teme y desconfía de su propia mente. Como si tuviera a un “enemigo” dentro. El dolor es cada vez más intenso.

Aumenta el temor de las consecuencias de “ser así”, de vivir en esa cárcel mental. Miedo a perder el trabajo, la pareja, miedo a volverse loco y acabar en un psiquiátrico penalizado con camisa de fuerza. Pierde la esperanza de poder cambiar, y se rinde ante “el enemigo”. Puede preguntarse si realmente merece la pena vivir ese infierno.

Millones de personas han sentido esta experiencia. Es lo que llamo...

La experiencia UNIVERSAL de la obsesión 

Más adelante te contaré, pero mi especialidad en ansiedad empezó con mi hermano. Él vivió lo mismo, y cuando me pidió ayuda, su sufrimiento me impactó. Mi carrera profesional se centró en especializarme en ansiedad, estrés, obsesiones y compulsiones.

Te recuerdo que todo este aparente caos, parte de un malentendido del sistema cuerpo<>mente, como ahora seguiremos viendo.

La persona se confunde, guiado por la lógica ansiosa, queriendo resolverlo a través de ciertas estrategias. Pero esas estrategias, en realidad, profundizan el miedo.

Cuando se comprende el proceso oculto - y sus mecanismos subyacentes - la mente se va despejando y emerge la claridad. Entonces uno descubre algo nuevo: 

No hay ninguna cárcel de la que salir.

Ahora, en la próxima página te voy a compartir:

  • Las 3 comprensiones liberadoras sobre las obsesiones y compulsiones.
  • Por qué la obsesión es como un truco de magia... y qué hacer para perderle miedo.
  • Cuál es la mejor solución para cambiar las obsesiones y compulsiones (sin estar en terapias eternas ni depender de fármacos)


Haz clic en el botón azul para seguir descubriendo:

Rocío Lacasa, Psicóloga