Las 3 comprensiones liberadoras (parte 2)

La ansiedad es como un TRUCO DE MAGIA.


PARECE LO QUE NO ES.



El cerebro te truca para protegerte, creando la ilusión de peligro.

Hace que PAREZCA que algo peligroso está a punto de pasar.

A veces es algo concreto, como que te van a despedir, que vas a tener una enfermedad grave o que vas a perder el control.

Otras veces es una sensación difusa de que “algo” está a punto de torcerse.

Es como entrar en una “ILUSIÓN ANGUSTIANTE”.

Las sensaciones PARECEN confirmar que hay un peligro inminente (despido, rechazo de alguien, enfermedad, conflicto, incapacidad para hacer algo…).

PARECE que pensar y pensar le prepara.

PARECE que preocupándose y tensándose puede controlar mejor el futuro.

PARECE que así puede disminuir la sensación de incertidumbre y descontrol.

PARECE que las sensaciones son una amenaza peligrosa.

Por eso la mente hiper-vigila su entorno, se pone en lo peor y distorsiona la realidad. 

Se siente muy REAL en las tripas y el corazón.

Todo esto sería útil si hubiera un peligro real.

Cuando mi hermano vivía todo esto, él sabía que el miedo en realidad era "irracional".

¡Pero lo SENTÍA igual de fuerte!

Entendía racionalmente el problema, pero seguía sintiendo el mismo miedo.

Todo porque estaba cayendo en una serie de trucos ocultos que no conseguía descifrar.

El sistema cuerpo<>mente despliega sus mejores mecanismos para que te sientas impresionado y no "bajes la guardia". Para que vigiles tu entorno y mantengas todo bien atado.

Los mismos trucos que usa cuando un soldado está en batalla, con sus cinco sentidos agudizados y preparado para huir o atacar. Está en ese mismo estado de alerta. Anticipando todo lo que pueda pasar.

La diferencia es que aquí no hay ninguna batalla que librar.



Te aseguro lo siguiente:



Cuando un mago profesional te lleva detrás del escenario... y te explica el funcionamiento del truco, paso a paso, sucede algo más mágico aún:


¡El truco te deja de impresionar!


Los magos conocen a fondo cómo funcionan nuestros procesos de atención y percepción, y sobretodo cómo TRUCARLOS para asombrarnos, asustarnos y captar toda nuestra atención.

 Por ejemplo, un mago sabe algo que muchos ignoran:


Cuando fijamos la atención en algo, el cerebro suprime de forma automática lo que sucede alrededor. Es como si estuvieras dentro de un TÚNEL y sólo vieras lo que hay dentro de ese túnel.

Entonces los magos idean técnicas que aprovechan esta «visión de túnel» para hacerte sentir que "hay algo" donde NO LO HAY (como el cerebro haciéndote creer que hay un a amenaza).

Cuando te hacen un truco de magia, sabes que es un juego que engaña momentáneamente la percepción.

El truco parece lo que no es.




Tú puedes presenciar desde tu asiento al mago en el escenario a punto de cortar a la mujer por la mitad... y aunque te pueda emocionar ligeramente... ya que tu cerebro lo codifica como un supuesto “peligro”…

… en la parte trasera de tu mente SABES que es un truco, y por eso no te preocupas de verdad. 

Aunque te emocione ver el truco, en tus entrañas y corazón sientes la seguridad porque sabes que la mujer del truco está totalmente separada por un espacio escondido, aunque no lo puedas ver.

La ansiedad PARECE muy peligrosa y señal de que algo va a ir mal, porque tu sistema cuerpo<>mente truca tu percepción y lleva ahí toda tu atención. Filtra desde ahí la realidad, manteniéndote en el miedo ilusorio. Por eso mi hermano y yo lo llamamos "El Gran Malentendido de la Ansiedad”.

La magia de la ansiedad te truca para que lleves la atención a los mensajes o reacciones “negativas” de los demás (y te afecten con fuerza), haciéndote desviar la atención de tu confianza interna.

Como el cerebro percibe que hay una amenaza, cree que necesita estar muy atento a cualquier indicio de peligro.



El truco de ansiedad, al final, no es más que esto: 



El cerebro ha estado interpretando ciertas sensaciones y pensamientos como "peligrosos" y ha activado un sistema de alerta. Un sistema de alerta que se vuelve hípersensible y se mantiene activo sin necesidad.

Partiendo de ese malentendido, se genera una serie de reacciones que te preparan para un momento de peligro, cuando es totalmente innecesario, porque no hay ningún peligro.

Los síntomas de ansiedad son el esfuerzo del cuerpo por protegerte.

Usa esos "inocentes trucos" para impresionarte y que tomes acción.

Este mecanismo es el que vamos a REVERTIR, guiando al cerebro para que genere experiencias de calma y seguridad, evitando que la "falsa alarma" siga sonando.

Insisto: por muy grave y peligroso que parezca, la ansiedad es SEGURA, y no está avisando de ningún peligro real.

Lo único que necesitas es aprender a RECONOCER el truco, para que deje de impresionarte.

 Por eso te decía que el miedo no es una enfermedad ni un trastorno.

El miedo es un malentendido. Y los malentendidos no se "tratan" ni se “curan".

Se ven y se comprenden.



Una vez vamos "detrás del escenario”, donde uno va desvelando los trucos de la mente, quiero mostrarte por qué uno puede seguir asustándose.


Haz clic en el botón azul para seguir: