Que acepte tu madre

Estoy haciendo videos de los síntomas de ansiedad.

Seguramente serán los que más visitas tengan, porque entiendo que muchas personas están preocupadas por lo que puedan significar.

En realidad son los menos importantes de nuestro canal, sin duda. Y los que tienen claves para cambiar, quedan por ahí perdidos, sin llamar demasiado la atención (si también te has preguntado porqué nuestro canal es tan pequeño todavía, puedes leer nuestro manifiesto que lo explica aquí)

Siguiendo con el tema de hoy:

Con la ansiedad nada es lo que parece.

No hay que hacer lo que parece que hay que hacer.

Hoy una cliente me consultaba por la «despersonalización». Quería una segunda opinión tras haber salido malhumorada de la consulta de su psicólogo,

Porque le había dicho que “tenía que aceptarlo”.

Sí, le dije, pero primero comprendiendo su origen.

Imagina que una persona está en casa, y de camino a la cocina, se encuentra con una RATA GIGANTE…

Su corazón se acelera, siente pánico, sus piernas tiemblan, se sube al sofá aterrada…

… y de repente…

Echa un segundo vistazo.

Reconoce que era un calcetín sucio.

Entonces… de forma automática, su cuerpo empieza a calmarse, poco a poco.

No como consecuencia de haber «aceptado» que había una rata.

Sino como consecuencia de haber visto que solo era un calcetín.

Sin tener que hacer respiraciones profundas.

Sin tener que amar a su niño interior.

Básicamente, sin «hacer» nada.

Aceptando esas sensaciones de estrés, claro, pero desde una nueva comprensión.

La persona se baja del sofá y vuelve a la cocina a hacer su deliciosa tortilla, con una sonrisa en los labios, y sin darle más vueltas al asunto.

Aprende a reconocer calcetines donde parecía haber ratas.

Ahí está el secreto de la transformación.

Un abrazo,

Rocío