Preguntas Potenciadoras

Como puedes haber notado, todo este lanzamiento gira alrededor de 3 principios:

  • Lidérate
  • Hacia lo positivo
  • Rodeándote de otros Líderes

Hoy toca volver a un tema picante:

Las dudas.

Durante el camino de transformación, surgen diferentes interrogantes.

Dudar es una parte fundamental para nosotros como buscadores.

Demuestra curiosidad por descubrir.

Y esa curiosidad es un ingrediente esencial para el cambio.

Aunque es normal que uno caiga en ciertas trampas mentales, por no conocer los mecanismos ocultos que esconde nuestra manera de formular preguntas.

En mi etapa donde reinaba el Absolutismo Ansioso, desconocía la influencia que había detrás de cada pregunta que hacía a mis profesores de transformación. Cuando estaba nervioso, simplemente entraba en Dr. Google a investigar. O le mandaba emails eternos a mis expertos favoritos (era un poco pesado, la verdad).

Tarde o temprano reconocemos algo incómodo:

La mayoría de respuestas que estás obteniendo, no te han aportado esa transformación de raíz que tanto anhelas.

Entonces la vida te presenta dos caminos nuevos:

  1. Seguir haciendo lo mismo, reforzando la identidad de “analista sabelo-todo”.
  2. Hacer algo diferente, reforzando la identidad humilde del Eterno Aprendiz. Eligiendo ver y escuchar algo nuevo en eso que creías que ya “conocías”.

Dado que elegí tragarme el orgullo, la vida me regaló el siguiente aprendizaje poderoso:

Qué preguntas… cómo preguntas… cuándo preguntas… y a quién preguntas… influye en la calidad de tus respuestas.

Como dice Tony Robbins:

“La calidad de tus preguntas determina tu calidad de vida”.

Lo que pocas personas saben es que las preguntas tienen DOBLE FILO.

Tus preguntas pueden alimentar la tensión, la confusión y el miedo.

Y por otro lado…

Tus preguntas pueden alimentar el coraje, la compasión y la paz.

La diferencia está en tu manera de formular.

Cuando haces una buena pregunta, abres automáticamente una “portal psicológico” que te dirige hacia nuevas experiencias y formas de comprender el mundo.

Cuando haces una mala pregunta, te mantienes en los mismos patrones de pensamiento, emoción y acción… porque estás haciendo más de lo mismo, pero con distintos “envoltorios”.

La gente que hace malas preguntas, sin saberlo, se está dedicando a fortalecer inseguridades. Este patrón sucede porque están enfocando su mente precisamente en los problemas, en lugar de las soluciones. Esa manera de vivir repele a la gente exitosa, y atrae a la gente tóxica, porque transmite límites y fracaso. Y además, así cuesta demasiado trabajo llegar a objetivos – si es que se llega – porque uno está auto-saboteandose, caminando por rutas que le ALEJAN de sus sueños.

Los navegantes que aprenden a formular preguntas de calidad, atraen a su vida a personas exitosas y conscientes, porque transmiten cualidades positivas (y por lo tanto, atractivas). Dado que preguntan desde el poder, su mente está receptiva a encontrar soluciones útiles. Además, el proceso de cambio les resulta mucho más fácil y ameno, porque acceden mejor a sus recursos internos.

A medida que entrenes tu mente, formulando mejores preguntas, conectarás con tu seguridad y paz con mayor fluidez.

Hacer preguntas de calidad es como tener un súper poder (algo que a los maestros les encanta ver en sus alumnos, porque les reta y hace mejorar).

O sea que si quieres atraer a tu vida a gente valiosa…

… hazte – y hazles – preguntas de calidad.

Ahora, ¿qué hace a una pregunta tener más o menos calidad?

Lo hace comprender su mecanismo subyacente.

Fíjate en esto:

Las preguntas son POTENCIADORES.

Según cómo preguntes, estás potenciando lo negativo o lo positivo.

Richard Bandler, el genio co-creador de la Programación Neuro-Lingüística, afirma algo revelador en este sentido:

“Los cerebros no están diseñados para obtener resultados; van en direcciones. Si sabes cómo funciona el cerebro, puedes marcar tus propias direcciones. Si no, entonces otro lo hará por ti”.

En base a la cita de Bandler, te pregunto:

¿Hacia dónde quieres dirigirte?

Es decir ¿Qué quieres potenciar?

¿Quieres potenciar el proceso de TEMER?

o…

¿Quieres potenciar el proceso de CONFIAR?

¿Quieres dirigirte hacia problemas o hacia soluciones?

El principiante suele centrarse en el problema, haciendo preguntas que mantienen su foco en los límites, las excusas y los obstáculos (es normal, porque cuando estamos asustados y no conocemos el truco, la inercia nos pide centrar nuestro foco en “la amenaza”, para así protegernos mejor).

Por ejemplo, cuidado con preguntar…

“¿Por qué tengo ansiedad?”.

Esa ruta podría despertar *excusas* para ansiar más aún.

(Aunque por otro lado, esa pregunta también podría recordarte el origen verdadero de tus sensaciones, y eso despertar una buena *excusa* para fluir)

¿Por qué crees que nuestra marca de Hermanos Lacasa dice Calma, Claridad y Confianza… y no dice “Ansiedad, Fobias y Compulsiones”?

Nosotros empezamos como todo el mundo, hablando sin parar de la ansiedad.

Artículos y vídeos cada semana sobre ansiedad, síntomas, fobias, miedos bla bla bla (algo que dentro de poco vamos a dejar de hacer, casi por completo).

Hasta que nos dimos cuenta de que, centrarnos tanto en el problema, aunque fuera de forma práctica, estaba AUMENTÁNDOLO.

Entonces transformamos nuestro paradigma.

Le dije a mi hermana:

Rocío, en nuestros emails diarios, a partir de ahora hablemos un 20% sobre ansiedad y el otro 80% sobre confianza, calma, claridad mental, coraje, valentía, bienestar etc.

Eso nos ha hecho ser menos famosos, porque la gente busca en internet mucho más las palabras negativas como “ansiedad y síntomas”.

Pero, al descubrir la verdad, tomamos la decisión de construir algo más positivo, aunque fuéramos a ganar menos dinero. Por eso creamos un sitio donde alguien quisiera navegar con nosotros a largo plazo, desarrollando su potencial, no analizando sus problemas todo el día.

Para los principiantes tenemos TodoSobreLaAnsiedad.com, donde abordamos todo lo básico para empezar a conocer el verdadero problema.

Ahí el slogan es “nuestra misión: que no necesites volver aquí”, es decir, que no tengas que visitar a diario una web sobre ansiedad porque, al haberla trascendido, ¡estás en otra historia!

En cambio, en Hermanos Lacasa y en Como En Casa, nos centramos un 20% en ansiedad y miedos, y el otro 80%, nos focalizamos en despertar y desarrollar cualidades como el coraje, la compasión, la paz, los estados meditativos etc.

La clave está en conectar tu mente con la dirección que quieres potenciar (no con la que NO quieres potenciar).

¿Quieres dirigirte hacia calmar, clarificar y confiar?

¿O quieres dirigirte hacia tensar, ansiar y temer?

No se trata de ignorar todo lo negativo y sólo pensar en positivo.

El dolor nos enseña cosas valiosas.

Pero el éxito está en darle PROTAGONISMO a nuestros recursos, fortalezas, sueños y habilidades deseadas.

Porque al poner de protagonista a lo que SÍ quieres en tu vida… adivina qué sucede:

Eso que NO quieres en tu vida… disminuye, se aleja y deja de limitarte.

Mucha gente, al no conocer este secreto, alimenta sus problemas sin darse cuenta (yo lo hice durante décadas). Este problema sucede porque, desde esa mentalidad negativa, formulan preguntas de baja calidad, centradas en el problema, y encima, están completamente perdidos en el pensar, intentando contestarlas con parloteos inconscientes.

Ahora te voy a dar una fórmula que usan los líderes para obtener respuestas de calidad.

Las preguntas que empiezan con “por qué…” suelen poner la mente a buscar excusas, justificaciones y racionalizaciones que fortalecen el problema.

¿Por qué tengo ansiedad?

Porque soy una persona X.

Porque mi madre fue muy X.

Porque, porque, porque…

Si la mente busca excusas para ansiar, las encontrará.

La fórmula para potenciar los problemas, suele ser:

Por Qué + [sucede, sucedió, sucederá] + [lo negativo] = Potenciar Problema

Por otro lado, las preguntas que empiezan por “cómo…” suelen poner la mente a buscar procesos prácticos que fortalecen la solución.

¿Cómo se despierta la confianza?

Se despierta haciendo mejores preguntas.

Se despierta aprendiendo a dirigir tu mente hacia lo que SÍ quieres.

Se despierta al reconocer la naturaleza del Pensamiento.

Etc.

Si la mente busca soluciones para confiar, las encontrará.

La fórmula para potenciar las soluciones, suele ser:

Cómo + [se despierta / se desarrolla] + [lo positivo] = Potenciar Solución

Puede que quieras anotar esta fórmula y tenerla cerca durante unas semanas, para que tu cerebro empiece a usarla de forma subconsciente.

.

.

En algún momento puede que también te hayas preguntado…

¿Cómo sé si estoy haciendo una pregunta poderosa?

Lo sabes, cuando recuerdas su objetivo.

No se trata de predecir el futuro, cambiar el pasado, sentir alivio de inmediato, o sólo permitirte actuar cuando obtienes una respuesta. Todos esas exigencias alimentan nuestra inseguridad.

Se trata de, ABRIR PUERTAS, con la llave de los descubrimientos, adentrándonos con ilusión en lo desconocido.

Se trata de creer que **puedes** aprender a hacer mejores preguntas, y obtener respuestas transformadoras (por ti mismo y con ayuda de guías).

Se trata de aprender a escuchar más profundo. De abrir nuestra mente, desde una intención **honesta** de encontrar verdades. Despertando un poco más ante la naturaleza del pensamiento. Desarrollando habilidades integrales junto a otros navegantes.

A veces, el juego también consiste en actuar, aunque no tengas todavía respuestas, y aprender a través de moverte por la vida.

Incluso, a veces, el estado de “no saber” es justamente la respuesta que necesitas.

Todas estas nuevas intenciones, alimentan nuestra seguridad.

También es importante saber CUÁNDO es más – o menos – valioso preguntar.

Normalmente, en momentos de estrés, surge un deseo impulsivo de preguntar. Ahí, aunque parezca contra-intuitivo, la respuesta suele estar en esperar a calmarnos un poco. Y después, una vez hemos tomado perspectiva, desde un estado más tranquilo, formular nuestra pregunta.

Muchas personas al hacer esto descubren que la respuesta les acaba llegando por sí sola.

De todas formas, te voy a dejar aquí los 8 consejos que más nos han ayudado a nosotros en el camino de la curiosidad.

LOS 8 PASOS PARA MEJORAR TUS PREGUNTAS

1. Reflexiona a diario sobre alguna pregunta poderosa… lánzala al universo y deja que vayan llegando señales mágicas en tu vida cotidiana.

2. Cultiva una lista de tus preguntas más importantes. Interrogaciones fascinantes que despierten tu curiosidad. E incluso algunas que te den algo de miedo.

3. No seas perfeccionista. Date permiso para aprender equivocándote. También nos hacemos fuertes haciendo preguntas débiles. Usa cualquier respuesta que obtengas como excusa para encontrar una enseñanza útil.

4. Ten a la vista preguntas poderosas en tu entorno diario (notas que te dejas por casa, avisos del teléfono, fondos de escritorio, cuadros etc).

5. Crea lo que yo llamo un “Mapa Mental de Fuentes Fiables”. Una zona de tu mente, o de tus cuadernos y documentos digitales, donde vas almacenando un grupo de expertos con criterio, experiencia y recursos, para cada tema que te interesa. Yo tengo profesores y mentores en las áreas de fitness, nutrición, meditación, psicología, marketing, empresa, relaciones emocionales, comunicación etc. Cada vez que tengo preguntas importantes, consulto sus materiales educativos o directamente contrato una sesión con ellos. A veces incluso me imagino que estoy cenando con ellos y les hago preguntas. Así el subconsciente me aporta respuestas, basándose en todo lo que he aprendido de ellos.

6. Combina el estrés sano con el descanso profundo, como te cuento en el Triángulo del Bienestar. Equilibrar tu energía genera espacios abiertos, donde es más fácil que emerjan los pensamientos frescos. Puede que te surjan ideas mientras haces ejercicio o mientras te das un baño. Nunca sabes. Las comprensiones surgen, normalmente, cuando no estamos intentando forzarlas, sino de repente, sin esperarlo, surge una frase o imagen mental que trae una sensación bonita. El caso es que forzar no suele funcionar. Tú lanza la pregunta, y ábrete, a que la vida te sorprenda.

7. Únicamente analizando respuestas no llegarás muy lejos. Para integrar nuevas comprensiones más profundo, llévalas a tu mundo cotidiano. Juega con ellas. Crea experiencias donde aplicas lo aprendido. Así obtendrás retroalimentación que te informa de aprendizajes. Esto te hará más fuerte y flexible. Por ejemplo: explícale a un amigo algún concepto dentro del mapa de la transformación. Escribe algo que hayas aprendido. Comparte algún descubrimiento en una de nuestras sesiones online, etc. Recuerda que cada vez que sales de tu zona cómoda, estás facilitando el proceso de neurogénesis (estás creando nuevas rutas neuronales en el cerebro).

8. No sólo se trata de aprender a formular preguntas poderosas, también necesitamos aprender a escuchar profundamente. A veces, el ruido mental del análisis, nubla las respuestas que ya están ahí. Recuerda escuchar algo nuevo, en lo que vas oyendo. Y de vez en cuando, escucha no tanto para debatir… sino para simplemente vivir una experiencia (porque ahí es cuando más tienden a surgir las respuestas que lo cambian todo).

Y por último, recuerda que, allá donde vayas, estás donde necesitas estar.

Sigue explorando.

Encontrando nuevos aprendizajes.

Nuevas formas de Notar, Escuchar y Observar la vida.

En Como En Casa, cada semana tendremos sesiones por videollamada en el “Tipi de la Transformación”, el espacio digital para trans-formar nuestra manera de pensar, sentir y hacer… a través de juegos psicológicos y experimentos sensoriales.

Al formular preguntas, nuestro meta-objetivo será volvernos mejores formulando preguntas (para así volvernos mejores destapando respuestas transformadoras).

Mañana te vamos a contar las 5 Etapas de este viaje psicológico de profundización y estabilización.

Mientras… te dejo con una pregunta:

Ahora que sabes esto… ¿cómo va a cambiar tu forma de preguntar?

Íñigo