La Mente Maestra

El otro día vimos la diferencia entre las vías extremas:

  1. La dependencia.
  2. La independencia.

Y concluimos que el secreto está en la tercera dirección:

Dejar atrás la “dependencia debilitante” y la «independencia sin corazón«… para evolucionar a una etapa superior de maduración. Esa etapa es…

El equilibrio entre Independencia e Inter-Dependencia.

Es decir, el equilibrio entre Guía Interno y Guías Externos.

Además te conté mi proceso de “limpieza de relaciones”, y cómo eso fue creando un nuevo espacio sagrado para mí. Algo que fui llenando, muy poco a poco, con el poderoso elemento que te voy a mostrar ahora.

Hoy llegamos a la herramienta más influyente que podemos utilizar para crecer, asegurar y mantener nuestro éxito (ya sea a nivel de salud, relaciones, dinero, seguridad y/o paz)

Mientras seguía fascinado estudiando el área del éxito, me sumergí en otro mundo – casi desconocido por entonces – de emprendedores amantes del conocimiento.

Encontré una comunidad de empresarios de Estados Unidos con proyectos excitantes donde se ofrecían todo tipo de entrenamientos, recursos, libros…

Rápidamente me enamoré de este universo de personajes con ideas brillantes y resultados impresionantes (aunque tuve algunos disgustos iniciales por invertir en timos… que al menos me enseñaron a tener mejor olfato para detectar engaños, falsas promesas y demás toxicidades).

El caso es que ahora estaba rodeado de gente apasionada por investigar, practicar y sintetizar los mejores sistemas y métodos del mundo, con la intención de multiplicar tu éxito interno y externo.

Es muy complicado describirte mi sensación al haber descubierto a estos profesores y compañeros de camino. Pero era como notar que había encontrado un lugar secreto de raros como yo, fascinados con leer, conocer, experimentar, crecer… Personas con las que conectaba a otro nivel.

A medida que estudiaba sus materiales audio-visuales e iba a algunos de sus seminarios presenciales, detecté algo similar en TODOS ellos. Un patrón que se repetía continuamente.

Todos, sin excepción, afirmaban que sus logros más importantes habían requerido un ingrediente esencial. Algo que llamaban…

La Mente Maestra.

Lo que estoy a punto de compartir contigo es la estrategia que más puede impactar positivamente en 3 áreas clave de tu vida:

  • La influencia que tienes sobre ti mismo.
  • Tu capacidad de hacer que las cosas pasen.
  • La influencia positiva que tienes en los demás.

La Mente Maestra es un elemento que todos estos “fueras de serie” citaban de un libro. Todos afirmaban con insistencia cómo éste había sido un punto decisivo en su camino de éxito. El libro al que se referían es el mítico “Piense y hágase rico” de Napoleon Hill.

Cuando varias personas con resultados reales citan la misma fuente, ahí tienes una señal valiosa para indagar esa ruta originaria.

Los españoles suelen mofarse de la auto-ayuda Yanki (sobretodo los que no han conocido el mundo underground de “genios del éxito” que hay más allá del mundo superficial de “gurús gritones”).

Napoleon Hill fue un hombre que dedicó su vida a estudiar (obsesivamente) a las personas más ricas e influyentes del mundo. Tras varias décadas y cientos de entrevistas a líderes, detectó una serie de patrones que todos compartían.

Uno de esos “patrones del éxito” fue lo que llaman en inglés la “Master Mind” (en el libro lo han traducido como “Equipo Maestro”, pero yo lo llamo Mente Maestra).

Hill define la Mente Maestra así:

La coordinación del conocimiento y el esfuerzo en un espíritu de armonía entre dos o más personas para la consecución de un propósito definido.

Y continúa…

El cerebro humano puede compararse con una pila eléctrica: absorbe energía del éter, que impregna todos los átomos de materia y rellena todo el universo. Es un hecho muy conocido que un conjunto de pilas eléctricas proporciona más energía que una sola pila. También es un hecho bien sabido que una pila suministra energía de manera proporcional al número y la capacidad de las células que contiene. El cerebro funciona de una forma similar.

Esto explica el hecho de que algunos cerebros sean más eficientes que otros, y conduce a esta importante afirmación:

Un conjunto de cerebros coordinados (o conectados) con un espíritu de armonía proporcionarán más energía de pensamiento que un solo cerebro, del mismo modo que un conjunto de pilas suministrará más energía que una sola. Con esta metáfora inmediatamente se vuelve obvio el hecho de que el principio maestro contiene el secreto del poder que ejercen las personas que se rodean de otras personas con cerebro.

A ello le sigue otra afirmación que nos acercará más a la comprensión de la fase psíquica del principio del Equipo Maestro:

Cuando un conjunto de cerebros individuales se coordinan y funcionan con armonía, el aumento de energía que se genera con esta alianza se pone al alcance de todos los cerebros individuales del equipo.

Cuando dos o más personas se coordinan con un espíritu de armonía y trabajan hacia un objetivo definido, se sitúan en una posición, gracias a esta alianza, donde pueden absorber el poder directamente del gran almacén universal de Inteligencia Infinita. Ésta es la mayor de las fuentes de poder. Es la fuente a la que acuden los genios y todo gran líder (tanto si son conscientes como si no)

Dos mentes nunca se unen sin crear una tercera fuerza intangible e invisible que puede compararse a una tercera mente.

.

.

Esa “tercera mente” es lo que Rocío y yo estamos construyendo.

Todo con el objetivo conjunto de seguir adquiriendo destreza en una habilidad incalculable:

Aplicar el arte y la ciencia de Los 5 Niveles de la Transformación.

Como En Casa estará compuesto por los cerebros de Hermanos Lacasa, nuestros mentores internacionales, y los Navegantes N.E.O. que caminan a nuestro lado.

Al unir este grupo de mentes, surge inevitablemente una Mente Maestra. Algo exponencialmente más poderoso que puede lograr éxitos mucho mayores (tanto para el individuo como para el grupo y la sociedad).

Una Mente Maestra es un “ente” intangible que no puedes ver, oler, tocar…

… pero que tiene una influencia superior a cualquier esfuerzo aislado de una sola persona.

Toda esa influencia que vamos a generar, estará dirigida estratégicamente hacia la Misión del proyecto (mañana Rocío te la contará).

Mientras, puede que quieras preguntarte…

¿Qué sucede cuando se coordinan en armonía varios cerebros con un mismo objetivo?

¿Y qué sucede cuando ese objetivo es fluir con éxito por Los 5 Niveles de la Transformación?

Imagina cómo es tu vida cuando construyes…

  • Hábitos poderosos y estables que te dan vitalidad y confianza.
  • Relaciones armoniosas con personas de éxito (o con potencial de éxito).
  • Pensamientos más alineados con la realidad.
  • Emociones positivas contagiosas.
  • Una conexión real con esa paz que va más allá de ti.

Te invito a imaginar esos resultados que deseas de corazón.

Cómo responde la gente a tu nueva energía atractiva.

Cómo se manifiestan logros que te llenan de veras.

Cómo Fluyes en PACES en tu día a día.

A mi se me pone la piel de gallina…

.

.

Ya queda menos para abrir oficialmente las puertas del proyecto.

Mañana Rocío te compartirá nuestra Misión, y cómo puedes apoyar-te en ella, y también cómo puedes apoyar-nos en ella.

Luego te compartiré nuestra técnica para formular Preguntas Potenciadoras. Y cómo éstas pueden facilitarte respuestas transformadoras… o por otro lado, cómo pueden facilitarte respuestas debilitantes.

Tus resultados, en gran medida, estarán determinados por *cómo, qué, cuándo y a quién* preguntes.

Por último te contaremos todos lo que obtendrás si te unes al proyecto (y los requerimientos para entrar).

Abrimos oficialmente el viernes 16 de Octubre. Habrá un descuento para las personas “pioneras” que se unan desde el inicio (para incentivar a las personas aventureras que nos ayudan a crecer el proyecto).

También haremos una sesión gratis por videollamada El Domingo 18 a las 18:00 (hora de España). Donde haremos un resumen del lanzamiento y responderemos a todas las preguntas que tengáis.

Mientras, si tienes dudas y/o comentarios, ya sabes que podemos hablar aquí.

Un abrazo,

Íñigo