Cuando me convierto en una compulsión humana

Me escribe una cliente para una sesión de URGENCIA.

Ha leído la noticia de Rowan Baxter, el ex-jugador de rugby que ha quemado a su familia en Brisbane y después se ha suicidado.

Y está aterrada de poder llegar a hacer lo mismo o similar. 

Lo que experimenta son pensamientos intrusivos de miedo a hacer daño a alguien o a sí misma. Básicamente de perder el control y hacer algo demencial. Es lo que se llama fobia de impulsión. 

“Llevo horas dándole vueltas a en qué me diferencio de él. Decían que él parecía normal… Pienso yo no haría eso, pero ¿y si sí…?”

Está haciendo nuestro sistema Toc Terminado, y sabe perfectamente que de esa manera está alimentando el miedo. 

Lo que parece una solución se convierte en el problema. 

Cree que razonando se está calmando, pero está creando un círculo vicioso interminable. 

“Rocío, quiero que me digas, como experta clínica, que me asegures, al 100% que yo no haría eso”. 

Mira que me encantaría decírselo, porque la adoro, pero sólo estaría convirtiéndome en una compulsión más. 

“No lo sé, lo siento. Y sabes que lo que necesitas no es certeza ni aseguración”. 

¡Escozor!

Si fuera su prima o su vecina, quizás entraría a razonar con ella, que si su perfil es totalmente distinto, que es altamente improbable que haga algo ni parecido, que este hombre tenía antecedentes de violencia doméstica, etc. 

Y sólo estaría yendo detrás de la obsesión. 

Al servicio de la obsesión. 

Así que paso palabra. 

Seguimos conversando, dirigiendo su mente hacia donde estaba la claridad. 

Ya sabes, con la mente muchas veces no es lo que parece. 

Un abrazo,

– Rocío

Entra en nuestros sistemas para conocer el método.