Cuando los psicópatas son enviados especiales

En el mundo de las relaciones tendemos a personalizar.

A perdernos en lo que llamamos el parloteo yo-mi yo-mi (está en los sistemas).

Y ese ombliguismo nos lleva a error. 

Cada uno es el héroe de su película, y tú eres un mero actor. 

Tú el héroe de la tuya, el resto meros actores. 

Estás ayudando al otro a resolver sus retos. Y ellos a ti. 

Maestros que llegan, y que, o se quedan o se van. 

Maestros disfrazados de “cretinos”, de jefes autoritarios, de madres sobreprotectoras, de amigos egoístas, de parejas tóxicas, de personas maravillosas, de lo que sea. 

A una mujer que no se atreve a poner límites, la vida le traerá abusadores. 

No son psicópatas. 

Son maestros. Sirvientes. 

Hasta que ella no aprenda a ponerse firme, seguirá encontrando esa realidad. Si se encuentra a angelitos, no dará el salto cuántico que necesita, no conectará con su poder. 

Obviamente puede parecer que hay un camino más fácil. A veces no. La vida nos lleva al límite que necesitamos para despertar. 

….

Según escribo esto, me entero que ha fallecido el hijo de 6 años de una amiga. 

Que le den a todo. 

Nada importa.

Vive y agradece. 

Pienso que, o conectamos con algo espiritual, soltando las leyes del hombre y acogiendo las leyes de la vida, tratando de dejar de controlar lo que no podemos controlar, agradeciendo cada suspiro, cada instante experimentado, o la vida se hace insoportable. 

Recuerda que estamos de paso. 

Mira más allá.

Un abrazo,

– Rocío 

Entra en nuestros sistemas para conocer el método.