Confianza Contagiosa

Si nos acercamos corriendo hacia un grupo de pájaros, el primero que nos detecte, saldrá volando.

Acto seguido, los demás pájaros le seguirán.

Seguir al grupo nos protege.

Por eso está en nuestra programación innata.

Pero algunas veces, el grupo nos protege tanto… que termina cronificando nuestro miedo.

Esto es lo que tiende a suceder en las «comunidades de ansiedad»

Bandadas de personas cronificando su ansiar.

En tu proceso de transformación, puede que tú también hayas percibido cómo los «grupos, foros o clubes de ansiedad” suelen acabar generando más angustia y más preguntas sin resolver.

Uno llega ahí buscando comprensión, alivio y soluciones.

Es normal, porque cuando se está dentro del malentendido, uno cree necesitar hablar de su dolor, compartir su caso, ver el dolor de otros, sentir que no es el único, etc.

El problema es que el cerebro sigue detectando amenazas, ¡por estar continuamente viéndolas!

Y cuando el cerebro detecta una amenaza…

… NO QUIERE DEJAR DE *MIRARLA*.

Está programado para llevar a ella toda su atención.

De ahí la importancia de escoger los grupos en los que participamos. Estos “grupos de ansiedad” se pueden convertir en basureros emocionales donde uno vomita sus miedos de forma caótica, irracional y victimista.

¿Y qué recibe?

Más de lo mismo.

Caos, irracionalidad y victimismo.

Si no sabes protegerte bien, acabas “contagiado”.

Te mantienes en una realidad ansiosa repleta de callejones sin salida y laberintos de duda.

Una cliente nos contaba su experiencia en este sentido:

“No quiero regodearme ni darle vueltas y vueltas al mismo tema (la ansiedad), pensando que estoy trabajando la solución, cuando como tú muy bien dices. Eso lo único que hace es meterme en un bucle que no tiene salida.

En mi ciudad tenemos una asociación sobre ansiedad, de la que soy cofundadora, y hay muchas actividades y grupos de ayuda online… Y me he dado cuenta de que estoy mucho mejor sin acudir a ellos.

¿Qué cosa, verdad? Pues es así como tú bien dices…. Si me rodeo de ellos, continuamente se está hablando de lo mismo, y me he percatado de que a la larga me perjudica mucho.

Me piden que acuda, y me doy cuenta de que en muchas cosas les ayudo, pues yo he sido siempre mi terapeuta, y tengo mis métodos, como el humor, el quitarle importancia…. y muchas otras cosas. Y sí, me siento bien cuando veo que les sirvo, pero a la larga me encuentro, sin yo misma darme cuenta, metida otra vez en el bucle y pensando, pensando, pensando y pensando…., y poniendo como centro de mi vida el TOC.»

Y además me desgasto muchísimo, pues es como si no quisieran salir de ahí, están como «obsesionados con su TOC».

.

.

Nuestra experiencia en terapias de grupo e investigado la Psicología Social nos hizo a Iñigo y a mi tomar una dirección opuesta. Algo que va en contra de lo que suelen hacer la mayoría de expertos.

Como En Casa NO es una comunidad sobre ansiedad.

Como En Casa es una comunidad sobre calma, claridad y confianza.

Una comunidad en la que te “contagias” de calma, claridad y confianza… y a medida que sigues transformándote, TÚ también nos contagias a nosotros… y al mundo que te rodea en tu vida cotidiana.

Una comunidad liderada por personas ampliamente entrenadas en conectar con esos estados cuerpo<>mente. Personas que conocen a fondo la experiencia universal que estás viviendo y que te van a guiar estratégicamente hacia un nuevo resultado (opuesto a la ansiedad).

Ayer Iñigo nos habló sobre 2 influencias clave:

  1. Cómo nosotros influimos a los demás, y…
  2. Cómo nos dejamos influir por ellos.

Y muy importante: cómo estas influencias suceden de forma INEVITABLE.

Al ser inevitable, es crucial elegir con conciencia tus influencias (solo si estás comprometido con tu éxito).

De forma instintiva, automática e inconsciente, tendemos a sincronizarnos con los paradigmas, creencias, hábitos, identidades y energías de los humanos con los que nos relacionamos más a menudo.

Estar en desacuerdo con el grupo, a nivel evolutivo, genera tensión. Por eso solemos adaptarnos, sin ni siquiera darnos cuenta.

CUIDADO: No implicamos que un grupo o una persona nos haga sentir X o Y (lo que sentimos proviene de nuestro “pensamiento proyectado”, momento a momento).

Lo que sí sucede es lo siguiente:

Estar en contacto con cierto grupo, persona y/o película… FACILITA que conectemos con una experiencia u otra. Es decir, nuestro entorno facilita que nos movamos en una dirección u otra. Dirección al éxito y/o dirección al fracaso.

(en unos días te contaré cómo disolver los obstáculos facilitados, en gran parte, por rodearse de ciertas personas que viven en paradigmas de fracaso).

Si te rodeas de personas despiertas y desarrolladas, tendrás más fácil tu proceso de despertar y desarrollarte.

Si te rodeas de personas inconscientes y limitadas, tendrás más fácil tu proceso de “dormirte” y limitarte.

Como En Casa es una comunidad con dos labores:

Por un lado, atrae y agrupa a personas con deseos sinceros de abrirse a evolucionar.

Por otro lado, repele y evita a las personas que desean mantenerse cerrados en la misma realidad ansiosa.

Una entorno diseñado a conciencia para facilitar el contagio de emociones, actitudes e identidades poderosas… limitando así el contagio de emociones, actitudes e identidades debilitantes. Tanto fuera como dentro del grupo.

No rechazamos las experiencias de miedo, porque son parte de nuestra naturaleza. Pero les damos un nuevo ENFOQUE.

Mañana Iñigo nos va a contar una de las herramientas más importantes usada por los líderes con mayor éxito e impacto en el mundo. Y cómo puedes implementarla (con nosotros o por tu propia cuenta).

Hoy te dejo con dos preguntas potenciadoras:

¿De qué emociones eliges contagiarte?

Y…

¿Qué emociones quieres contagiar al mundo?

Hablamos pronto,

Rocío