Cómo salir airoso de conversaciones incómodas

A veces nuestro familiar, jefe, amigo, X, actúa como un auténtico fiscal en pleno juicio.

Tú como el testigo o acusado en el estrado. 

Él o ella quiere probar su teoría y la defenderá como sea necesario. 

Ayer me acordaba de esto viendo una serie. 

La testigo se estaba viendo acorralada.

Sube al estrado teniendo clara su linea de discurso.

Pero la fiscal comienza a hacer preguntas, poniendo en duda, dando vueltas, buscando contradicciones. 

La testigo, nerviosa, va detrás, diciendo cosas que no quería decir. 

En un momento dado, se da cuenta, se pone firme, y comienza a usar una técnica. 

Ser un disco rayado. 

Mantiene su idea, y la repite, una y otra vez. 

“Yo no estaba presente”. 

“¿Pero no dijo que había hablado con el acusado…?”

“Yo no estaba presente”.

De esa manera, no deja rendijas abiertas para que la fiscal entre con nuevas trampas.

Si lo trasladamos a algo cotidiano. 

“¿Puedes ayudarme a hacer esto?”

“Lo siento me encantaría pero no puedo hoy”

“Pero si es sólo una hora, vamos y lo hacemos”

“Lo siento me encantaría pero no puedo hoy”.

….

Si dices, “no, es que tengo que ir al médico”, el otro puede empezar “bueno, pues te acompaño y luego vamos juntos”. Y sigue el bucle de justificaciones.

En nuestros sistemas te guiamos en cómo crear fronteras fuertes y flexibles. 

¡Se ahorra tanta tensión viviendo desde ese marco!

Conecta con tu poder y comienza a custodiar tu energía como el gran tesoro que es. 

Un abrazo,

– Rocío

Entra en nuestros sistemas para conocer el método.