Cómo multiplicar exponencialmente tu inversión en ti

Uno de mis talentos naturales es Futurizar.

No me refiero a pretender saber “El Futuro”. Para nada.

Me refiero a otro tipo de habilidad. Menos fantasiosa. Más práctica.

Haciendo un test avanzado de mi personalidad, uno de los resultados que obtuve me llamó la atención:

Debido a que eres muy bueno para especular sobre cómo se forman los patrones internamente, te vuelves un experto en la habilidad de la predicción. Por lo general, puedes saber cómo va a suceder algo siguiendo patrones de pensamiento hasta su conclusión. Por ejemplo, cuando conoces a otra persona, normalmente puedes saber si se trata de alguien con quien puedes entablar una relación de por vida o no. La mayoría de la gente necesita pasar tiempo con alguien para llegar al mismo tipo de conclusión.

Ahora entiendo por qué mis amigos se reían de mí cuando, en la primera cita con una chica, ya estaba pensando si tenía potencial para ser la madre de mis hijos.

Me fascina Futurizar.

O dicho de otra forma:

Me fascina pensar en líneas largas de tiempo. Para estudiar los posibles caminos y destinos. Y así diseñar mejor mi plan de vida personal y profesional.

Antaño, Futurizar me generó miedo extremo. Por desconocer el malentendido subyacente que estaba ignorando.

Hoy, en cambio, me ofrece una ventaja (sin asustarme demasiado).

Ante el caos actual y la recesión titánica que se acerca, percibo dos tipos de acciones.

Por un lado están los comportamientos “re-activos”:

Les verás muy ocupados haciendo cosas como ver las noticias, hablar del virus, comentar en redes sociales, vomitar su drama, etc.

El Dr. Wyatt Woodsmall me aconsejó algo que abofeteó para siempre mi psique. Hacia una actitud más humilde y pragmática:

“No confundas actividad con productividad”.

Es como el ejecutivo que está todo el día gritando por teléfono y con cientos de papeles en la mano.

PARECE que está consiguiendo mucho.

Pero en realidad es como un pollo sin cabeza. Actuando sin direcciones claras ni resultados significativos.

Mucho ruido. Pocas nueces.

Por otro lado tenemos el comportamiento “pro-activo”:

A estos personajes les verás más callados. Porque están con las manos en la masa. Maquinando un futuro mejor.

Saben que el “drama victimista” era útil solo para limitarse más.

Por eso dejaron atrás los parloteos que empiezan con “pero…”, “es que…” y “Yo no puedo porque…”.

Ahora se dedican a formular preguntas que potencian su éxito:

“¿CÓMO puedo permitirme/obtener/atraer/producir/optimizar/aprender/proteger/crear ______?”.

Conectan con su hambre profunda por evolucionar, mejorar, superarse. Y se hacen esa pregunta todos los días. Una y otra y otra vez.

El patrón re-activo va de atrás hacia delante.

La persona agarra su “pasado fracasado” y lo lanza hacia su futuro. Proyectando así más fracasos.

Eso es el patrón de “poner tu pasado en tu futuro”.

Dado que no pude, no podré.

Dado que me fue mal, me irá mal.

Dado que sufro, sufriré.

En cambio, el patrón pro-activo funciona al revés.

De adelante hacia detrás.

Esta persona Futuriza en su mente una versión actualizada de sí misma. Capaz. Hábil. Exitosa.

Y entonces, se pregunta:

¿Cómo SÍ quiero que sea mi futuro?

Y luego, se pregunta:

¿Cómo puedo permitírmelo/obtenerlo/atraerlo/producirlo/optimizarlo/aprenderlo/protegerlo/crearlo?”

Yo quiero que nuestro futuro tenga abundancia de relaciones armoniosas, riqueza ética, impacto social y salud integral.

Por eso he diseñado con Rocío las 5 Etapas de COMO EN CASA para despertar y desarrollar las habilidades que consideramos más valiosas para el futuro que viene:

Psicología del Lenguaje: para influirte a ti mismo y a los demás, comunicando efectiva-mente tus pensamientos y emociones.

Pensamiento Crítico: para potenciar nuestra cordura, alineando nuestra mente con la realidad, adaptándonos con más fuerza y fluidez a los cambios constantes.

Inteligencia Relacional: para canalizar las emociones hacia la construcción de relaciones sanas y fructíferas (y evitar con confianza las relaciones destructivas)

Meditación Moderna: para trascender los malentendidos de la mente, uniendo sabiduría milenaria con ciencia y tecnología modernas.

Aprendizaje de Habilidades: para adaptarnos con rapidez y destreza a las nuevas necesidades del mundo.

Ahora le voy a hacer una pregunta *clave* a las personas que se han unido – o están pensando en unirse – a COMO EN CASA:

¿CÓMO vas a multiplicar exponencialmente esta inversión que estás haciendo en ti?

Ya sea en términos de tus ingresos, contactos, relaciones, bienestar personal y/o impacto en el mundo.

¿Cómo vas a usar el curso<>comunidad para multiplicar el retorno de tu inversión?

(para que pase de ser “un gasto más” a ser “una inversión en ti con frutos exponenciales”)

Por nuestro futuro,

Íñigo