Cómo estar al 100%

“Hola Rocío, quería hablar contigo porque estoy al 80%, pero quiero estar al 100%”.

“Pues ya estás mejor que yo”, le contestaba riéndome. 

Bromas aparte, exploré a qué se refería con ese 90%, de qué base partía y a qué quería llegar, en términos de experiencias internas. 

Y efectivamente, no se daba cuenta de que ya estaba al 100%. 

Aunque experimentara pensamientos “negativos”, momentos de oscuridad o dudas a resolver. 

Lo que le impedía pensar que estaba al 100%, a pesar de estarlo, era pensar que no lo estaba. 

Que había algo perfecto a lo que llegar. 

Estar al 100%, para mí, ya lo tienes por el hecho de estar vivo. 

Le contaba – siempre según mi perspectiva, síntesis de múltiples perspectivas – que dejamos de crecer cuando morimos. 

Justo antes del último suspiro es cuando aprendemos la última lección. 

Después de haberle aclarado esto, seguimos resolviendo dudas y malentendidos. Le felicité por todos sus avances. 

Con esto te quiero decir que está bien que te marques retos, que tengas claro a dónde quieres llegar, a cómo quieres sentirte. Posiblemente por eso estés aquí conmigo.

Sabiendo y aceptando que hoy estás donde estás. 

Y que está bien. 

Aunque parezca que está mal. 

A partir de ahí, y con actitud de aprendiz vitalicio, seguimos avanzando. 

Un abrazo,

– Rocío 

Entra en nuestros sistemas para conocer el método.