Lo que me recuerdo cada día para estar en paz

¿Qué crees que necesitas para estar “bien”?

¿Que cambie algo en el exterior…?

¿Que tu jefe te trate mejor, tu pareja te escuche o tu mente deje de generar pensamientos negativos…?

Pues esperemos sentados. 

No hay nada fuera, más allá de alimento, aire, agua y caricias. 

Lo que uno necesita es hacerse preguntas distintas ante esa misma realidad. 

¿Qué puedo aprender de esta experiencia?

¿Qué dice esto de mi pensar?

¿Cómo puedo aceptar?

¿Algo que pueda cambiar?

Y todo lo que surja, observarlo como la mente que parlotea. 

Conectando con la impermanencia de cualquier sensación y pensamiento. 

Vuélvete un poco loco y empieza a vivir la vida como una película, tú pareces el protagonista, pero para otros eres un actor secundario. 

Quítate importancia personal. 

Recuerda que estamos de paso. 

No quieras que las cosas sean como no son. 

De todo esto va la calma. 

Un abrazo,

– Rocío

Entra en nuestros sistemas para conocer el método.